English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 13 de agosto de 2010

LA CRISIS Y LOS BURROS (CUÉNTAME UN CUENTO)


Se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara la crisis de una forma sencilla, para que la gente entendiera de qué iba la cosa. Él contó la siguiente historia:

Un señor se dirigió a cierta aldea y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran. Buena parte de la población le vendió sus animales.

Al día siguiente regresó y ofreció un mejor precio: 150 euritos por cada burro. Otros tantos aldeanos vendieron los suyos. A continuación ofreció 300 euros y el resto de la población vendió hasta el último asno.

Cuando ya no quedaban animales, subió aún más el precio: 500 euros estaba dispuesto a pagar, y dio a entender que los compraría la semana siguiente. Dicho lo cual, se marchó.

Poco después envió a su ayudante a la aldea vender a los paisanos los mismos burros a 400 euros cada uno. Los aldeanos, ante la perspectiva de revenderlos por 5oo, los volvieron a comprar, y quien no tenía el dinero lo pidió prestado.

Como era de esperar, el ayudante y su señor no volvieron a aparecer.

Resultado: La aldea se llenó de burros y de aldeanos endeudados hasta las cejas.


Hasta aquí lo que contó el asesor. Veamos lo que pasó después:

Los que habían pedido dinero prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar el préstamo. Los prestamistas entonces se quejaron al ayuntamiento ya que, si no cobraban, se arruinarían ellos y no podrían seguir prestando a nadie. Por tanto se arruinaría también el pueblo.

Para que los prestamistas no se arruinaran, el alcalde les subvencionó convenientemente en vez de dar ese dinero a la gente para que pagara las deudas. Y como los prestamistas no perdonaron las deudas a los del pueblo, los aldeanos siguieron endeudándose cada vez más.

El Alcalde había dilapidado el presupuesto del Ayuntamiento, con lo que el Municipio quedó también endeudado. Entonces pidió dinero a otros ayuntamientos; pero éstos le dijeron que no podían ayudarle, ya que un ayuntamiento arruinado nunca podría devolver lo que le prestasen.

Resultado final:

Los listos del principio, forrados.

Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de gente a la que seguirán cobrando lo que les prestaron más los intereses, incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarán a cubrir toda la deuda. Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida. El Ayuntamiento igualmente arruinado.

Naturalmente, para resolver la crisis y salvar al pueblo, el Ayuntamiento bajó el sueldo a sus funcionarios.

12 comentarios:

Natalia dijo...

Gracias Susy por tus palabras y es verdad ¡LA VIDA ES BELLA!
CARIÑOS NATALIA

disancor dijo...

Mira de que forma tan sencilla se explica como se puede producir una crisis. Me ha encantado el relato.
Un saludo.

Susy dijo...

NATALIA:Gracias a ti por tu visita.Besos

Susy dijo...

DISANCOR:Fijate que cuando lo leí pensé lo mismo,jejeje.
Un beso

Ceci dijo...

Muy buena historia para explicar la situación de la crisis, de hecho,es la que mejor he leido referente a ello...


Aysss, ojalá salgamos pronto de esto.

Ceci dijo...

Por cierto, la puedo publicar en mi blog sobre oposiciones¿? te enlazaria por supuesto, diciendo de dónde la he obtenido :D

angela dijo...

Hola!me ha encantado tu cuento ...y por la crisis..bien.
saludos

Fernando dijo...

Uauuuuu...Chapeau; has plasmado en un bonito cuento la más cruda realidad.
Asombroso. Saludos.

Susy dijo...

ANGELA:Me alegra que te haya gustado el cuento.Y tambien que no te afecte la crisis.
Besos

Susy dijo...

FERNANDO:¡¡La pena es que el cuento no es mio,que si fuera asi ya sería perfecto!!!! jajjajaja.
Besos

Susy dijo...

ANGELA:Me alegra que te haya gustado el cuento.Y tambien que no te afecte la crisis.
Besos

Susy dijo...

ANGELA:Me alegra que te haya gustado el cuento.Y tambien que no te afecte la crisis.
Besos