English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 28 de mayo de 2009

EFECTO BOOMERANG


Había una vez en el antiguo Japón, un viejo samurai , ya retirado que se dedicaba a enseñar el arte de la meditación a sus jóvenes alumnos. A pesar de su avanzada edad, corría la leyenda que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.
Cierto día apareció por allí un guerrero con fama de ser el mejor en su género. Era conocido por su total falta de escrúpulos y por ser un especialista en la técnica de la provocación. Este guerrero esperaba que su adversario hiciera el primer movimiento y después con una inteligencia privilegiada para captar los errores del contrario atacaba con una velocidad fulminante. Nunca había perdido un combate. Sabiendo de la fama del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y así aumentar su fama de invencible.
El viejo aceptó el reto y se vieron en la plaza pública con todos los alumnos y gentes del lugar. El joven empezó a insultar al viejo maestro. Le escupió, tiró piedras en su dirección, le ofendió con todo tipo de desprecios a él, sus familiares y antepasados. Durante varias horas hizo todo para provocarlo, pero el viejo maestro permaneció impasible.
Al final de la tarde, exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró.
Los discípulos corrieron hacia su maestro y le preguntaron cómo había soportado tanta indignidad de manera cobarde sin sacar su espada, asumiendo el riesgo de ser vencido.

-Si alguien te hace un regalo y tu no lo aceptas, ¿a quién pertenece ese regalo? -preguntó el samurai.
-A quién intentó entregarlo -respondió un discípulo.
-Pues lo mismo vale para la rabia, la ira, los insultos y la envidia -dijo el maestro-, cuando no son aceptados continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

8 comentarios:

Natacha dijo...

Es un texto sencillamente genial.
Gracias por compartirlo,
Un beso, mi niña
Natacha.

Susy dijo...

Natacha,gracias a ti por acercarte a mi casita.
Besos

alfonxiko dijo...

ya conocia la historia, pero cada vez que la leo, me gusta mas. Debe ser que estoy envejeciendo y me identifico con el viejo samurai. Por cierto, debo tener algun problema en mi plantilla, porque no consigo contestar a los comentarios en mi blog. Intentare solucionarlo, gracias por visitarme.Un beso

Angelet dijo...

Muy buena la historia del Samurai... Lástima que, cuando andan las emociones por medio, cueste tanto mantener la calma y la serenidad y lograr que de verdad lo que no te pertenece te resbale como el aceite... En esa batalla ando yo... Pero creo que, poquet a poquet, avanzo, como los nens... ¿Sabios? Muchas veces he dicho que tenían que dejarnos a las mujeres gobernar el mundo, y que otro gallo cantaría... Pero creo que me he equivocado... Nadie como un niño, inocente y puro, sin haber sido tocado todavía por las corruptelas de esta odiosa sociedad, sincero pero con gracia, idealista, soñador, inteligente hasta la médula, trabajador como él solo cuando le gusta lo que hace... ¿A qué estamos esperando para convertirle, al menos, en Consejero General de todos los gobiernos? ¡Ah! He ahí el problema: nuestro orgullo, nuestra autoestima, nuestra soberbia, todas odiosas, serían incapaces de aceptar esa parte maravillosa de nuestros niños... Y entonces, para tranquilizar nuestras conciencias, les reímos las gracias, como si fueran casualidades o coincidencias los milagros que hacen cada día... Una pena, la verdad, porque la infancia es la etapa más hermosa de la vida, donde realmente somos quienes somos, aunque, inconsciente de ello, no podemos disfrutarlo...

Un beso, mi sol de finales de mayo y principios de junio!!! Y buen finde!!! Y saludos a tu poble marido, que le tienes de currante: pero dile de mi parte, que, en vez de darte un pez, te enseñe a pescar!!!

elsacasaba dijo...

QUE es la vida?te has precuntado alguna vez,pues la vida aunque el don mas preciado,es lo contrario de la Muerte... por eso, es necesario amigos;preguntarnos ,si la vida es lo contrario de la Muerte; como estamos usando el efecto de lo que siembras recojes....Nos estamos esforzando por ser mas espirituales,que materiales;o solo cosamos filosofando,si es asì entonces, precuntemonos hemos llegado al conocimiento exacto de la verdad que libera al hombre, o solo creo tangible lo visible? cc

santiago dijo...

querida amiga genial reflexión un placer leerte. Por cierto me encantan las historias de Samurais.

Nuria Gonzalez dijo...

Me ha gustado mucho la sabiduría del anciano. Deberíamos de aprender todos de su paciencia.
Te leo.
Besitos guapa

Albino dijo...

Soy partidario del tai chi, que es un arte en el que ni te defientes ni astacas. Solo te nueves
Besos